<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=912491132134226&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo controlar la temperatura de color y no morir en el intento

11/12/19 / en Profoto,Capture One Pro / por Nicolás Jodar
La temperatura de color es la dominante de color de algunos tonos, del espectro lumínico, frente al resto , en alguna situaciones. Esto hará que nuestra captura tienda a tonos más fríos o a tonos más cálidos.

La Temperatura de color se mide en Grados Kelvin, el color blanco está cerca de 5.500K (luz de 12 del medio día). Un día, un poco nublado sería unos 11-12000K (luz azulada) y una luz de la tarde, unos 2000K (Luz anaranjada).

Nuestros ojos, son capaces de compensar la temperatura de color, de manera automática, pero las cámaras no, por eso necesitamos explicárselo a nuestra cámara, mediante el balance de blancos, ¿fácil no?

 

Cómo ajustar el balance de blancos

Normalmente, en las cámaras encontraremos varias maneras de ajustar el balance de blancos que queremos para nuestra escena.

Automático. La cámara decide todo.. ;-)

Semiautomático: Indicando a la cámara si hay luz artificial o si está soleado, nublado, etc. 

Personalizado: Algunos modelos de cámaras te dan la posibilidad de neutralizar o indicarle sobre Blanco, Gris o Negro el tipo de BB que deseas para la toma.

En Kelvin: La cámara intentará compensar para los grados K que pongamos y esto puede llevar a confusión, aunque a nivel creativo, nos da alas.

 

La Temperatura de color en el ordenador con Software de edición.

Aquí normalmente, podemos decidir hacia donde nos movemos con nuestra imagen y hacia donde viramos. Si trabajamos en RAW, no hay problema, todo bajo control con diferentes softwares. Evidentemente os recomiendo, Capture One, aunque hay otros, pero no dan tanto en una sóla pantalla. je je je

Descarga una prueba de 30 días gratuita aquí.

Para todo esto, lo que necesitamos es que nuestro sistema de iluminación artificial, en este caso Profoto, sea lo más natural, exacto y constante posible en todo nuestro trabajo. Para que nosotros nos preocupemos de trabajar, y crear y que las máquinas hagan exáctamente lo que les pedimos, así de sencillo. Por lo tanto, cuanto más estable sea la temperatura de color en nuestro sistema, más disfrutaremos de la captura.

Una constancia y una estabilidad en la temperatura de color, es todo lo que le pedimos a nuestro sistema de iluminación. Repetitividad, que no falle, que sea sencillo, que me permita incluso variar temperaturas de color en la captura o crear efectos creativos.

La temperatura de color, está para crear y ayudarnos a entender la imagen.

Espero haber podido aportar algo de luz a la temperatura de color, realmente es un tema que da para un libro, pero prefiero, resumir y que nos quede tiempo para practicar, así, que agarra tu cámara y déjate llevar.

Os dejo algunas capturas de pantalla, con diferentes opciones:

 

null

 

Captura de pantalla. Phase One IQ3 50. detalle. ISO 50

Vel 1/50S- 16-17H Bcn.

 

null

 

Detalle ampliado, temp color. Automática

 

null

 

Detalle ampliado, temp color. 2000ºK Azules

 

null

 

Detalle ampliado, temp color. 12000ºK. Naranjas

 

null
null
null

 

Variar y jugar con la temperatura de color a nivel creativo, nos puede aportar, resultados muy interesantes. Dependiendo del trabajo que estemos realizando y de la repetitividad, de nuestro resultado final. Podremos tirar del deslizador de la temperatura hacia un lado o hacia otro y ofrecer resultados, como poco, sorprendentes.

Si nuestro trabajo es la fotografía de producto o e-commerce, por ejemplo, necesitamos que la temperatura de color sea estable, al igual que los flashes que utilicemos , la cámara y el software de edición.

A más estabilidad de nuestras herramientas (Flash, Cámara, Software, etc) en cada disparo, más tranquilidad en el resultado final y más tiempo, para pensar y disfrutar.

Gracias por vuestro tiempo.

Nos vemos en los bares y en las redes.

@nicolastimica

@nicolasjodar

Fotografía by Nicolás Jódar y Paco Rocha. Modelo @victoriahaie

    ¡Suscríbete al blog!